La Cámara de Apelaciones de la Conmebol desestimó el recurso presentado por River y el Muñeco deberá purgar los tres partidos de sanción estipulados. Así, se pierde la superfinal con Boca en el Monumental.

RIver mantenía una mínima esperanza de poder contar con Marcelo Gallardo en el banco de 

suplentes en la vuelta ante Boca por la final de la Copa Libertadores Pero Conmebol se encargó de echarlas por tierra al desestimar la apelación y dejar firme la sentencia. 

El Tribunal de Apelaciones de la máxima entidad sudamericana rechazó el recurso presentado por el Millonario y así el Muñeco deberá cumplir tres fechas más de suspensión en torneos organizados por Conmebol. 

Gallardo ni siquiera estuvo en la Bombonera en el 2-2 de la ida, y si bien ahora podrá estar en el Monumental, no tendrá contacto con el plantel ni estará en el vestuario. Tal como sucediera en aquella final ante Tigres en 2015, verá el partido desde un palco y Matías Biscay estará al frente del equipo.