Cuando los hinchas de Boca Juniors empezaban a sudar frío apareció Darío Benedetto. Recién salido del banco, el héroe de la ida para Boca aún tenía más munición y con un remate fuera del área acabó con las esperanzas locales en el 69′.

La final de la Copa Libertadores se definirá por primera vez con un doble superclásico argentino después que River Plate protagonizara el martes una remontada heróica ante Gremio, dejando fuera a los vigentes campeones.