Tres pacientes parapléjicos a causa de lesiones medulares recuperaron parcialmente la capacidad 

de caminar por sí mismos gracias a una terapia experimental que combina estimulación eléctrica de la médula espinal con ejercicios de rehabilitación, según concluyen dos investigaciones independientes dirigidas respectivamente desde la Clínica Mayo, en Rochester, y la Universidad de Louisville (ambas en Estados Unidos). Se trata de los primeros casos de personas completamente parapléjicas que recuperan la facultad de andar.

Los tres habían sufrido accidentes que dañaron su médula espinal y en consecuencia habían perdido por completo el control sobre los músculos de las piernas, lo que les impedía andar. El paciente tratado en la Clínica Mayo, cuyo caso publica este lunes la revista Nature Medicine , había perdido además toda sensibilidad al tacto desde la cintura a los pies. En cambio, en los otros dos casos, presentados en The New England Journal of Medicine (NEJM), los lesionados retenían cierta capacidad sensorial en las piernas.

En el artículo de esa revista especializada, el equipo de expertos -a cargo de Kendall Lee y Kristin Zhao- expresó que a partir de ahora tratarán de hacer más estudios de este tipo, a fin de probar la validez y eficacia del método. 

¿En qué consiste? Implantan un electrodo cerca de la zona lesionada para que libere estimulación 

eléctrica. Pero nada es tan simple: según se detalla en la web de la Clínica Mayo, el electrodo se conecta con un dispositivo que genera pulsos bajo la piel del abdomen del hombre, que a su vez se comunica de forma inalámbrica con un controlador externo, lo que permite que las neuronas reciban la señal de, por ejemplo, «dar un paso». 

La publicación detalla que el paciente pudo caminar durante 16 minutos. Según Kendall Lee, a cargo de la investigación, «lo que nos enseña este logro es que esas redes de neuronas debajo de una lesión de la médula espinal aún pueden funcionar después de la parálisis». 

En el artículo de esa revista especializada, el equipo de expertos -a cargo de Kendall Lee y Kristin Zhao- expresó que a partir de ahora tratarán de hacer más estudios de este tipo, a fin de probar la validez y eficacia del método. 

¿En qué consiste? Implantan un electrodo cerca de la zona lesionada para que libere estimulación eléctrica. Pero nada es tan simple: según se detalla en la web de la Clínica Mayo, el electrodo se conecta con un dispositivo que genera pulsos bajo la piel del abdomen del hombre, que a su vez se comunica de forma inalámbrica con un controlador externo, lo que permite que las neuronas reciban la señal de, por ejemplo, «dar un paso». 

La publicación detalla que el paciente pudo caminar durante 16 minutos. Según Kendall Lee, a cargo de la investigación, «lo que nos enseña este logro es que esas redes de neuronas debajo de una lesión de la médula espinal aún pueden funcionar después de la parálisis».