El llamado de una mujer que denunciaba que en su casa había ocurrido una pelea violenta y que alguien había efectuado un disparo, alertó al personal policial en Cutral-Có, el domingo a la noche. Cuando el patrullero llegó a la esquina de Berbel y Benigar, la dirección indicada por teléfono, se encontró con dos jóvenes parados en la vereda, uno de ellos con una herida sangrante en el pie.

Los policías confirmaron que la herida se debía a un disparo y por más que ofrecieron ayuda a la víctima, él y su amigo no aceptaron la asistencia. Por ese motivo se avisó al servicio de emergencias y una ambulancia llevó a los dos hombres al hospital.

La policía levantó pruebas en el lugar del disparo. Fuente: (Policía Neuquén).

En el nosocomio, la víctima no quiso ser atendida a pesar de tener un impacto de bala.

La situación terminó mal porque su acompañante provocó todo tipo de disturbios en la guardia y tanto él como el joven herido fueron llevados a la Comisaría 15, demorados. En sede policial ninguno de los hombres quiso explicar lo ocurrido ni relatar quién había efectuado el tiro.

Le disparó al amigo y la madre lo entregó. Fuente: (Facebook).

Los uniformados fueron hasta el lugar donde se produjo la pelea y mientras buscaban testigos, fueron amenazados por un sujeto que apareció de golpe y se escondió en una casa.

 

Disparó y amenazó a los policías

Tras la amenaza los policías se entrevistaron con la dueña de la vivienda. quien le confirmó que ella había llamado a la comisaría. Relató que su hijo estaba enojado y autorizó a los policías a ingresar a la casa para que detuvieran a su hijo.

En sede policial se constató que el hombre que amenazó a los efectivos fue el mismo que disparó a su amigo. Los tres sujetos demorados tienen antecedentes policiales y a uno de ellos se le inició a una causa por amenazas.