El mediocampista de Boca tiene una úlcera en la córnea izquierda por cuerpos extraños y no está en condiciones para jugar la segunda final de la Copa Libertadores frente a River en el Monumental. Aparentemente se trata de una astilla de vidrio.

 

Aparentemente se trata de una astilla de vidrio y, por ende, el mediocampista, que iba a ser uno de los titulares, no está en condiciones de afrontar el partido contra River en el Monumental, al igual que Gonzalo Lamardo.