El Tribunal de Penas ordenó un llamado de atención “severo” por la agresión 

al arquero de Alianza.

La agresión al arquero Leonel “Piche” Bravo fue informada por el árbitro

Fernando Jara, y los dirigentes de Alianza realizaron la denuncia policial

hacia el club del norte neuquino, ya que la parcialidad que atacó al

futbolista estaba compuesta por jugadores de formativas que habían disputado los partidos previos al de Primera.

El tribunal revisó las pruebas, pero consideró que correspondía una sanción a Deportivo Rincón, sino que dispuso “llamar severamente la atención” al club para “evitar la repetición de hechos similares”.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el Depo se ve envuelto en hechos de violencia. El 28 de junio pasado en la final de Copa Neuquén de Novena División, un hincha del León del norte ingresó al campo de juego u golpeó al árbitro y al juez de línea.