Luego de la firma de un convenio, se permitirá que en 12 hospitales y un centro de salud se puedan utilizar productos biológicos, derivados de la membrana amniótica.

En la Provincia del Neuquén se comenzarán a utilizar productos biológicos derivados de la placenta, para tratar diversas heridas como úlceras en pie diabético, quemaduras y afecciones oftalmológicas y odontológicas. Así quedó establecido en un convenio que se firmó entre el Ministerio de Salud y la Asociación Civil Para el Progreso de la Tecnología Médica de Tejidos AMNIOSBMA, que es el Banco de Membrana Amniótica.

La ministra de Salud, Andrea Peve, afirmó que la organización no gubernamental, AMNIOSBMA, tiene dos líneas de productos: una de ellas son parches de membrana amniótica criopreservada o liofilizada y la otra son apósitos de membrana amniótica liofilizada, las cuales son esterilizadas por radiación gamma.

Ministra de Salud, Andrea Peve. Fuente: (Salud)

El director técnico de AMNIOSBMA, Mariano Berra, y el director de Investigación, Alejandro Berra, señalaron que, si bien la mayoría las placentas se descartan como material patogénico, su túnica externa, la membrana amniótica, posee numerosas propiedades biológicas anti-inflamatorias, facilitadoras de la cicatrización de heridas, anti-angiogénicas e inhibidoras de dolor y desarrollos microbianos.

Peve remarcó que el convenio permitirá recibir productos biológicos. “Una tecnología de avanzada e innovadora que beneficiará a personas con pie diabético”, ejemplificó y acotó: “Dentro del sistema de Salud, la accesibilidad y el trabajo en territorio es una premisa y la incorporación de esta nueva tecnología nos va a permitir avanzar en este sentido”.

Durante la firma del convenio con Salud Neuquén y AMNIOSBMA. Fuente: (Salud)

Durante el acto de la firma estuvieron referentes de los 12 hospitales provinciales y del Centro de Salud Progreso de Plottier, que comenzarán a implementar dichos productos.

 

Deben estar habilitados por INCUCAI

La cartera sanitaria manifestó que en la provincia son 13 las instituciones de salud que están en condiciones de comenzar a utilizar los productos. También, aclaró que por tratarse de un derivado de tejido humano, para el registro de uso y trazabilidad, los profesionales y el efector deben estar habilitados por el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), a través de Fiscalización Sanitaria Provincial.