Según publica Perfil, significa lisa y llanamente que Mauricio Macri decidió armar una virtual mesa chica liderada por él mismo a través de uno de sus “ojos”, Gustavo Lopetegui, con los principales referentes de la industria petrolera.

Lopetegui, las próxima semana desenbarcara con técnicos en las áreas de legales e hidrocarburos, dos segmentos de la gestión que nunca tomaron vuelo propio desde que había aterrizado el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, la apuesta inicial del Gobierno para el área. Luego sobrevino el intento de poner “un político con cintura”, por Iguacel, pero que solo duró seis meses. Ahora se acabó la intermediación, parecieran decir en el entorno de Macri. Será el Presidente, con Lopetegui y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el que lidere las conversaciones directamente con los principales en el rubro.

En esa mesa, por peso, historia y relevancia en los mercados, se sentarán pocos: Miguel Gutiérrez, titular de YPF y uno de quienes peor se llevaba con Iguacel y Aranguren; Marcos Bulgheroni, el accionista de la mayor petrolera privada, Pan American Energy; y Paolo Rocca, el titular del Grupo Techint, accionista de Tecpetrol, la principal inversora en el yacimiento no convencional de Vaca Muerta. Todos ellos tienen vínculo directo con el Presidente, pero en estos tres años siempre hubo instancias intermedias, que ahora serán salteadas en el vínculo con Lopetegui.