El gobernador electo, Rolando Figueroa, expresó en declaraciones radiales que si bien a su gobierno le tocará administrar vencimientos de la deuda provincial en dólares esto no lo complicaría porque la provincia tiene un flujo de fondos importante.

Segun el informe de Finanzas Públicas de Neuquén  Fix Scr indica que en 2022 los ingresos por regalías crecieron un 115% en la provincia, principalmente por el incremento de la actividad petrolera y gasífera de Vaca Muerta.

Además, precisa que Neuquén cuenta con una autonomía fiscal superior a la media provincial ya que “cuenta con un mayor peso relativo de los ingresos propios en el total de los ingresos corrientes, equivalente al 74,8% al cierre del 2022, y se mantiene en línea con la media de los últimos cuatro años (74,0%). Este comportamiento se sustenta principalmente por las regalías de hidrocarburos (34,9%) y en el impuesto sobre los Ingresos Brutos (25,1%)”.

Es así que en los tres primeros meses del 2023 tuvo ingresos y gastos totales por más de 207.000 millones de pesos, es decir, mas de un 25% de lo que tiene presupuestado para todo el 2023.

Aunque la provincia de Neuquén tampoco transfirió la caja de jubilaciones y pensiones a la Nación, por ende en caso de existir algún déficit y no recibir los fondos por parte del Gobierno Nacional, tiene que ser financiado por la administración central.

El peso sobre las cuentas provinciales ha ido en aumento en los últimos años. En los tres primeros meses del año la provincia logró un superávit de 3.955 millones de pesos pero este indicador terminó reducido por el envío de dinero que tuvo que hacer el gobierno al Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN). Con esto incluido, el resultado financiero terminó arrojando un déficit en 860 millones de pesos.

En cuanto al nivel de endeudamiento, según la información disponible en el ministerio de Economía, el stock remanente al cierre del 2022 era de 156,67 millones de dólares.

En el 2020, el gobierno neuquino concretó la reestructuración de los Bonos TICADE y TIDENEU (emitidos en 2016 y 2017 respectivamente), y el préstamo con el Credit Suisse, que se tomó en 2015 y se amplió en 2019. Por otra parte, en los últimos días de marzo hubo una emisión de Letras del Tesoro por 14.000 millones de pesos.