Los Pumas dieron un batacazo histórico en su visita a los Wallabies por la cuarta

fecha de la presente edición del Rugby Championship. A puro coraje y con unadefensa impecable en el cierre del partido se impusieron 23-19 y volvieron aganar en tierras australianas después de 35 años. 

Como se preveía, debía ser el partido perfecto para que Argentina se fuera con el triunfo. Y así fue. A pesar de que el juego no fue tan vistoso como lo había sido por momentos ante Nueva Zelanda la semana pasada, se volvieron a ver señales de un cambio de estilo desde el arribo de Mario Ledesma. En base al buen posicionamiento defensivo, a la efectividad en los tackles y al oportunismo ofensivo, la victoria fue incuestionable. 

Los tries argentinos llegaron a través de Bautista Delguy y Nicolás Sánchez, quien además logró las dos conversiones y un penal, para totalizar 12 puntos. Los restantes seis llegaron desde la fuerte patada de Emiliano Boffelli, con dos penales. Para Australia, los 19 puntos fueron producto de los tries de Dane Haylett-Petty, Will Genia e Israel Folau, y dos conversiones de Matt Toomua. 

Es la segunda victoria de Los Pumas en esta edición del Rugby Championship, siendo la primera vez que lo logran desde que se comenzó a disputar en 2012. De hecho, aún mantienen chances matemáticas de pelear por el título. Además, este es el segundo triunfo en suelo australiano en la historia, el primero había sido en 1987, cuando se impusieran por 18-3 en Brisbane. 

En dos semanas, Los Pumas recibirán a Los All Blacks en Vélez, para soñar con el milagro. Disputadas cuatro fechas, Argentina está tercero con 8 unidades. Lidera Nueva Zelanda, con 16, y lo sigue Sudáfrica (último rival de los de Ledesma), con 10. 

Sudáfrica bajó al campeón del mundo

Los Springboks vencieron 36-34 a los All Blacks en Wellington en un partidazo 

y le pusieron picante al Rugby Championship.

La cuarta fecha de la edición 2018 del Rugby Championship terminó siendo una de batacazos. Antes de que se consumara el golpe de Los Pumas en Gold Coast ante Australia, Sudáfrica venció 36-34 a Nueva Zelanda en Wellington y le cortó su andar perfecto rumbo al tricampeonato.