Por las intensas lluvias en el circuito de Silverstone, las autoridades decidieron cancelar el evento.

El mal clima fue el principal protagonista en este fin de semana de MotoGP en Silverstone, ya que en la jornada del sábado dijo presente en la clasificación y este domingo obligó a cancelar el evento.

El panorama no cambió en todo el día y la pista amaneció con mucha agua, por lo que imposibilitó que la competencia se ponga en marcha.

La última vez que un GP de MotoGP se canceló fue el Gran Premio de Austria de 1980. En aquella ocasión debido a la nieve que cayó sobre Salzburgring.